Condiciones para que un producto sea ecológico

Antes de nada, debemos saber qué es un producto ecológico, y a partir de ahí descubriremos cuales son los requisitos que debe cumplir todo producto para considerarse ecológico. Mirando directamente su descripción en la RAE (Real Academia Española), encontramos la acepción: “Dicho de un producto o de una actividad: Que no es perjudicial para el medio ambiente”. Ya con esta definición nos hacemos una idea de por donde van los tiros para que un producto se considere ecológico. Es por ello que los productos ecológicos son los considerados más saludables, y además están libres de residuos tóxicos, los cuales salen ser persistentes.

Vamos ahora a ver cuáles son los aspectos que debemos tener en cuenta a la hora de hacer productos ecológicos, tanto en el producto en sí mismo, como en su proceso de producción, y así hacer un producto ecológico al 100%.

¿Qué requisitos tiene que cumplir para que se considere un producto ecológico?

Como hemos visto antes, si el sistema de producción de un producto, o en las diferentes técnicas que se utilicen para generarlo se respeta el medio ambiente, podemos considerar un producto como ecológico.

Lo primero de lo que tenemos que prescindir es de sustancias químicas, pesticidas o cualquier tipo de fertilizante, pues que se consigan productos ecológicos es sinónimo de productos saludables y con propiedades nutritivas naturales de cada propio producto en sí.

También es un requisito que el abono que se utilice para este tipo de productos sea orgánico, por ejemplo, el estiércol, o el compost, lo que favorece la fertilidad, sin emplear organismos que estén modificados genéticamente o lleven algún compuesto que no sea natural, para no dañar el planeta.

Además, tampoco se considerarán productos ecológicos su se llevan a cabo procesos que perjudiquen de alguna forma al medio ambiente, o a la salud de las plantas, o a el bienestar de los animales, en definitiva, que no haga daño de cualquiera de sus formas a cualquier ser vivo, ni en el presente ni a posteriori.

Si buscamos obtener una certificación ecológica, todo el proceso de producción de nuestros productos debe estar regulado por una normativa europea, y seguir dichos pasos, una vez bajo esta normativa, terminado y avalado el proceso de producción, es cuando ya se le puede designar a un producto como eco, orgánico, bio… Siempre teniendo en cuenta tanto el proceso antes mencionado como el envoltorio.

¿Qué ventajas aportan al consumidor?

Ya no solo de ventajas que se aportan al consumidor hablamos en este post, sino las más importantes son las que repercuten a nuestro planeta, y es que, si queremos seguir disfrutando de el mejor medio ambiente, de la naturaleza y los animales, tenemos la responsabilidad de cuidar el medio ambiente, aunque sea con estos pequeños gestos que no cuestan nada.
En cuanto a las ventajas que aportan al consumidor los productos ecológicos, simplemente es lo mejor que se puede consumir, pues todo lo que sea 100% natural, tanto en el producto en sí, como en su proceso de producción, ayuda a nuestro organismo a procesar mejor el producto y a la hora de cualquier tipo de enfermedad que se tenga o se pueda desarrollar, al ser todo natural, no habrá porqué preocuparse de ello.

Esperamos que decidas elegir productos ecológicos para tu vida, porque no solo te cuidas tú, sino que también cuidas el planeta, que nos pertenece a todos, por lo que haces un bien aún mayor de lo que esperabas. Sigue nuestros consejos y continúa leyendo nuestros posteriores posts, en donde ahondaremos más aun en estos temas que consideramos de gran interés.